Los Ñoquis del 29

Es un tradición arraigada en Argentina y Uruguay, y que tiene muchos adeptos, sobre todo recientemente, en Chile: los 29 de cada mes se comen ñoquis. Hoy es 29 de Noviembre, y quiero escribir un poco al respecto. ¿De donde viene esta tradición? Es difícil de decir. Estuve entretenido el día de hoy investigando un poco al respecto, y encontré varas historias de origen, pero la mayoría raya en la leyenda, y ninguna es fácil de probar. Analicemos algunas:

La más antigua habla de San Pantaleón, peregrino ¿italiano? del siglo 3. Cuenta la improbable leyenda que llegó a una casa humilde a pasar la noche, y los anfitriones le dieron comida y albergue. Al despedirse, el futuro santo los bendijo con deseos de buenas cosechas y buena pesca durante todo el año, augurios que se cumplieron. La comida se trataba de ñoquis, y la fecha era el 29 de julio. Es cierto que existían los ñoquis (gnocchi) en esa época, y que era alimento tradicional de los pobres (lo siguen siendo). Claro, serían ñoquis muy distintos a los de papas, que frecuentemente comemos hoy, porque las papas solo llegaron a Europa después del descubrimiento de América. Lo que hace esta leyenda improbable es que haya sido el origen de la tradición, porque en Italia la costumbre no está difundida. Lo que se argumentaba era que fueron los inmigrantes italianos quienes trajeron esta costumbre a Argentina y Uruguay.

Otra historia curiosa narra un barco mercante con bandera brasilera (o uruguaya, pero con tripulantes de ambas nacionalidades) que encalló y fue atacado por piratas un 29 de agosto. Al final fue rescatado sin perdida de vidas o mercancía, pero lo interesante de la historia es que los marineros uruguayos le habían pedido al cocinero brasilero que cocine ñoquis, pero este se habría negado. Esto pasaba justo antes que el barco encalle. La gente del mar, tradicionalmente supersticiosa, decretó que cada veintinueve de agosto se comerían ñoquis. Eso se trasladó a tierra, donde, para estar seguros, se come cada mes.

Finalmente, pongo un comienzo más probable: ya hablamos que los ñoquis son comida humilde y barata, y por eso mismo en casas la cocinaban a fin de mes, para que alcance el dinero y la comida. Aquí también se explica la siguiente parte de la tradición, la de poner un billete debajo del plato, para atraer fortuna el mes entrante.

No importa de donde viene la tradición, ni si la desobedecemos la mayoría de los meses. Pero hacer ñoquis es divertido, y comerlos es delicioso.

Anuncios

¿Cuándo Comenzamos a Celebrar la Navidad?

Stollen_1728Panettone_16613 banner_pan_dulce

Depende de que defina por “celebrar”, pero si usted es como las grandes tiendas y supermercados que ya empezaron, lo hizo muy temprano.

Dicho eso, quiero ponerme personal y hablar un poco de cuando empezamos nosotros, mi familia, a festejar las tradiciones navideñas. Y no comienza con villancicos y adornos en las tiendas, pero comienza de manera similar, porque es marcada por algo que también encontramos en las tiendas: el panettone (y en grado menor el stollen y el pan dulce, el pan de pascua). Es lo primero que compramos a mediados de noviembre para acompañar nuestro té vespertino. No le hacemos tanto caso a la música y colores a nuestro alrededor, pero si nos fijamos en que hay para comer en la temporada.

No hacemos nuestros propios panes, pero algún día me gustaría que esa sea mi aporte a la tradición. ¿Tal vez la próxima navidad?

El resto de las tradiciones las adoptamos algo tarde, en parte porque noviembre y diciembre son meses de cumpleaños familiares, y no queremos mezclar festejos, y en parte porque el resto de las tradiciones prenavideñas no podemos comerlas.

Primero de Noviembre

es-mejor-chopeado Dia-de-Todos-los-Santos

Hoy, primer día del decimoprimer mes del año, es el día de los muertos. También es el día de todos los santos. ¿El día de todos los muertos? ¿de los santos muertos? En fin, es un día de fiesta importante en nuestra vistosa Latinoamérica.

México, como es de esperarse, tiene una fiesta colorida, rebosada de cultura y colores. Es una celebración compleja, llena de guiños precolombinos y con muchos elementos interesantes: Las calaveras pintadas, los altares personalizados, los disfraces, y por supuesto, la comida.

La muerte en México es parte de la vida; un paso necesario en el viaje al más allá. Una celebración pre-cristiana que guarda algunas similitudes con las ciertas costumbres del antiguo Egipto.

Los altares son en honor de los fallecidos. De aquellos que importaron. Son decoradas con sus retratos fotográficos y otros artículos importantes de cuando estaban vivos. Y también con comida. Se preparan los platillos favoritos de los difuntos, y los colocan en los altares, no para ser comidos, si no como compañía espiritual.

También se preparan tamales y pan de muertos. Esos si se comen.mejores-altares-dia-muertos-mexico-4

Es linda la costumbre de sentarse a comer junto a los altares, rodeados simbólicamente de aquellos a quienes se extraña. Compartir una vez al año con un acto de amor y cultura: la buena mesa.

Por estas fechas es común comer mole, tamales, dulces a base de calabaza y el fantástico pan de muertos, que es un pan de masa dulce, con simbolismo incorporado. Un círculo, que representa un cráneo, decora el centro del pan. Por los lados caen falanges de pan que vendrían a ser huesos, y que estarían dedicados, según alguna de la literatura que encontré en mi investigación, a diferentes deidades de culturas mesoamericanas.

El día de los muertos es una celebración alegre y reflexiva, que merece preparaciones los días previos, y que está llena de cultura, de colores y de sabores.

Pero en otros lugares de América celebramos otra fiesta, el día de todos los santos. Nadia más muerto que el olvidado. Esta es una celebración católica heredada de España. Es el día para ir a los cementerios a decorar con flores las tumbas, y reflexionar junto a los sepulcros. Como puede esperarse, en sus orígenes era una festividad poco alegre, pero con la costumbre de acompañar el día con dulces típicos. Pero no quiero hablar de los buñuelos o los huesos de santo. Quiero hablar de las guaguas de pan.

colada_morada_0

T’anta wawa, es el nombre tradicional, en quechua. T’anta quiere decir pan, y wawa quiere decir bebé. Hoy estos panes son dulces y de trigo, pero su origen precolombino nos dice que seguramente se hicieron de trigo y zapallo. Su extremidad puntiaguda se clavaba en las tumbas como ofrenda. La forma se ha mantenido, pero su uso se ha generalizado a varias festividades cristianas, distintas dependiendo de la región donde se hagan, pues son comunes en todos los Andes.

En Ecuador el día de todos los santos es especial, porque es un feriado que se celebra el día antes que otro feriado nacional. Son dos días, que suelen juntarlos con fines de semana para una festividad prolongada. Así, el día de todos los santos es parte de una cuasi-vacación. Además, lo que ahí en realidad llaman el día de los difuntos, se celebra el 2 de noviembre. Para estos días feriados se preparan las guaguas de pan, y se sirven con una bebida a base de harina de maíz rojo, frutas y especias. Se suele servir caliente, y se llama colada morada.

En estas dos celebraciones, la de México y la de Ecuador, tienen en común un pan, herencia española, y mucho simbolismo precolombino. Una pequeña ranura que nos permite ver la riqueza de nuestras culturas, tantas veces centradas alrededor de comida.

Mi Mensaje Navideño

Tal vez suene extraño viniendo de mí, criado en una familia atea y escéptica, pero desde chico las navidades son mis festividades preferidas. De chico, no lo niego, porque significaba juguetes y la ceremonia entretenida del armado del árbol (desde que tengo memoria, hasta ahora, lo hemos armado el veinticuatro de diciembre por la tarde, una tradición en la que participa toda la familia).

Hoy me interesa mucho menos el regalo que recibiré. En cambio, me empeño más en el regalo que voy a entregarle a mis seres queridos. Lo que no cambia, es mi alegría por pasar todo el día con la familia, haciendo una actividad divertida y en conjunto. Desde hace ya algunos años, además, soy el encargado de cocinar la cena de nochebuena: una ocasión de semi-gala donde nos vestimos hasta de corbata y montamos una mesa con manteles finos y cubiertos elegantes.

Es cierto que el significado original de la navidad es obviado por muchos, entre los que me incluyo. Es verdad que el stress y el comercialismo se han ido comiendo estas fiestas. No hay nada más desagradable que ver, desde finales de octubre, supermercados decorados con motivos navideños y villancicos. Y a medida que se acerca el 25, manejar o entrar a una zona comercial es una prueba de nuestra paciencia, pues hay que resistir empujones, maniobras descabelladas de motoristas apurados y hasta insultos no merecidos. Por eso, estas fechas no son bienvenidas por…, bueno, por muchos. Son bienvenidas por cada vez menos gente, yo diría. Y no los culpo.

Además está todo esto de una fecha católica en un mundo cada vez menos religioso, y eso pone a varios incómodos. Pero al final de cuentas, un feriado es un feriado, y a estas alturas del año, todos queremos uno.

Yo digo que aprovechemos este feriado, incluso los que no somos cristianos, para tener un momento de reflexión. Es lindo dar regalos a quienes se quiere, y es lindo recibirlos. Pero que ese no sea el momento más importante de la navidad. Que el momento importante sea una buena comida, que no tiene que ser sofisticada, pero si debería alargarse. Debería ser un momento de sobremesa conversada y de reírse con la familia. Hay familias que solo se juntan todos en estas fechas, y son ellas las que más tienen que preocuparse de compartir y demostrarse cariño.  Por eso es este feriado y no cualquier otro el que me gusta más. Es un feriado que tiende a juntarnos.

No estoy seguro por qué en mi casa se arma el árbol navideño tan tarde. Habiendo vivido tanto tiempo afuera, no estoy seguro siquiera si esa sea una costumbre boliviana. Lo que sé es que es un momento en que todos estamos disponibles para participar, y por eso mismo lo hacemos felices. No trato de convencer a nadie de cambiar sus tradiciones, pero si de hacerlos pensar: algunas tradiciones son buenas, y si no tienen ninguna, este es un buen año para comenzarlas.

Esta navidad, les deseo felicidad a todos. Pero más que nada, deseo que puedan pasarla rodeada de gente que los quiere, y que el cariño sea mutuo. Que puedan compartir comida y bebida con ellos. Y que puedan disfrutar de sus sonrisas. Estas navidades, les deseo buen provecho.