Se acerca la navidad, y tal vez esté pensando en regalos para los amigos o familiares que cocinan en casa. O tal vez usted mismo, amigo lector, necesita mejorar las herramientas que tiene en casa para cocinar. Pero ¿debe con precisión que debería comprar? Aquí le dejo unas recomendaciones. En mi experiencia, viendo con lo que cocina mi madre y varios amigos, son estas las cosas que los ayudarían a ganar en seriedad cuando cocinan:

Cuchillos: Quería decir “mejores” cuchillos, pero es probable que sus amigos cocineros ya los tengan. En el tema de cuchillos hay un par de puntos importantes. Por un lado, y esto es muy importante, nunca están afilados. Tal vez el regalo ideal sean herramientas para afilar cuchillos con un libro de cómo hacerlo. O regalarles un vale para que los puedan afilar profesionalmente. Por otro lado está la insistencia de utilizar cuchillos demasiado pequeños cuando cocinan. Es cierto que los profesionales estamos habituados a lo que llamamos medio golpe, y no espero que la dueña de casa quiera aprender a usar uno de esos, pero hay cuchillos medianos que son perfectos para casa, infinitamente mejores que los cuchillos pequeños que usan como multipropósito, cuando fueron diseñados para filetear pescados o deshuesar pollos.

 

 

Termómetro: El mejor consejo que puedo darle a cualquiera que quiera cocinar la carne aun punto específico es que use un termómetro. Desafortunadamente, muchas casas no los tienen. Es cierto también que pocos saben cuales son las temperaturas apropiadas, pero la información está disponible en varios lugares, desde libros hasta internet, pasando por imanes para el refrigerador. Olvídese para siempre del “a veces la carne se me pasa un poco”.

Tabla de cortar: En restaurantes trabajamos con tablas enormes, idealmente de varios colores que cambiamos para evitar contaminación cruzada. No espero esto en casas, aunque ya venden tablas elegantes con algún detalle de los colores de la industria para hacer esa misma separación. Pero a veces la idea es tener una sola tabla, recomiendo una grande y gruesa. Me gustan las de madera, pero son más difíciles de limpiar. Aquí el secreto es tener una más grande de las normales para casas, pero que no sea pesada e incómoda.

Espátulas de silicona: Esta recomendación es muy útil. Estas espátulas aguantan muy bien el calor, y no se quemarán ni derretirán. Siguen siendo espátulas, por tanto su punta es flexible. Son muy buenas para cocinar huevos, o para revolver salsas. Junto con cucharas (que pueden ser de madera, pero también de metal, silicona u otros materiales), me animaría a decir que nunca se tienen demasiadas. Es bueno tener varios tamaños y formas, para tener alternativas al cocinar.

Sartén antiadherente: Esta última recomendación es la más cara. También es la que más cuidados requiere. No compren una barata o de calidad dudosa. Es preferible tener una buena. Tampoco la usen para todo. Sean muy discriminatorios en cuando la sacan. La mía es exclusiva para huevos (casi siempre tortilla) y crepes. Aún cuando no cocinamos estas cosas con tanta frecuencia, las veces que la hemos usado han sido suficientes para pagarla. Todo cocinero serio debiera tener una buena sartén antiadherente escondida por ahí.

Anuncios