popcorn-pipoca-2-1327017

Es rico el popcorn, o al menos a mi me gusta mucho. Mamá lo hacía en casa cuando venían amigos de visita, sin duda porque era una alternativa barata, contundente, y relativamente saludable. No era el popcorn de microondas, con su polvo de sabores en sobre, si no el que se compraba al granel y se cocía en una olla tapada con unas pocas gotas de aceite. También era popular en los cines, y hasta el día de hoy me gusta comerlo cuando veo una película. ¡Que lástima que sea la alternativa más cara de cualquier menú en cualquier cine!

No recuerdo haber comido popcorn dulce hasta mi adolescencia, pero es posible que haya existido y yo no me di cuenta. Mezclarlos era la gran innovación culinaria de la época. Hoy está un poco de moda el popcorn, porque es un medio neutro, es muy fácil agregarle sabores: de trufa y parmesano, de jalapeño, de limón y menta, de caramelo salado, de chocolate, e incontables combinaciones que nacen de mentes creativas.

Yo solo quiero hablar del popcorn, sin embargo, por una curiosidad. ¿Notaron que insisto en llamarlos popcorn? Estoy seguro que ustedes lo conocen por otro nombre, pero popcorn es uno de los dos nombres que estoy seguro que ustedes entienden. El otro es palomitas de maíz.

La curiosidad, y el motivo por el que quería escribir sobre esto hoy, porque pareciera que cada país tiene al menos un nombre para el mismo producto. Solo de memoria, esta es una lista de algunos nombres que le conozco:

  • Bolivia – pipocas
  • Ecuador – canguil
  • Chile – cabritas
  • Argentina – pochoclo
  • Perú – canchita o cancha blanca
  • Paraguay – pororó
  • Venezuela – cotufas
  • Colombia – crispetas

¿usted conoce algún otro nombre? Si quiere, lo puede compartir, y elaboramos una lista para poder entendernos mejor.

Anuncios